domingo, 16 de enero de 2011

REBELDÍA E INSURGENCIA

De poco sirven los actos puntuales si no van acompañados de un compromiso a largo plazo. Las protestas se quedan en palabras vacías si no preceden a una acción continua e infiltrante. Una revuelta que acaba cuando sólo se ha conseguido derribar la punta del iceberg se convierte en simples fuegos de artificio.

Necesitamos una insurección que no sólo apague incendios cuando éstos ya han arrasado la mitad del bosque sino que trabaje en la construcción de cortafuegos y se ocupe de mantenerlos despejados.

1 comentario:

lunares dijo...

Tienes más razón de una santa.
Lo malo de la actualidad es que nos cuesta mantener el compromiso más allá de la inmediatez de la noticia.