jueves, 22 de octubre de 2009

DE TODO LO SUPERFLUO


Demasiadas veces, la aparente necesidad no es sino una impostura del capricho. ¿Por qué no aprendemos a distinguirlas?

3 comentarios:

a p n e i c a dijo...

olé, hermana.

jacaranda dijo...

Porque nunca nos vemos sin lo realmente necesario.

Lille Skvat dijo...

Pero las necesidades también cambian con el tiempo... y lo que era necesidad ya no lo es y al revés.