miércoles, 2 de marzo de 2011

ESTIRANDO LA ILUSIÓN HASTA EL FINAL DEL DÍA

Cuando se vive con la ilusión justa para pasar el día, una se arriesga a que haya veces que no le alcance ni para eso. Por eso intento buscarme cosas que me mantengan ocupada y sin ganas de pensar.Hoy es miércoles, el día de la semana que tengo instituido como Día de no estudiar, y he tenido la mala suerte de pasarlo en casa con un gripazo bestial, con lo cual ni he podido ir al cine ni salir de compras ni nada de nada, así que lo he gastado durmiendo, leyendo y zarceando por internet. Pero lo malo que tienen los días como éstos es que el cansancio me hace pararme a menudo y es entonces cuando empiezo a pensar, y cavilo sobre si estoy haciendo lo correcto con mi vida, me como el tarro pensando en que no voy a llegar a donde me he propuesto y me agobio y me bloqueo porque no sé por dónde empezar. Entonces me enfado conmigo misma porque nada de esto es propio de mí y al final me acabo diciendo "Coño, Frantic, reacciona. No me falles tú también ahora".

Y aquí estoy, intentando estirar la ilusión hasta el final del día mientras me digo que todo esto también pasará, que volveré a ser la misma de siempre y que mientras pueda crearme un momento feliz de vez en cuando todo irá bien.

2 comentarios:

Vanlat dijo...

Ya me contarás como lo haces para volver, alguna vez a ser "la misma de siempre"

frantic dijo...

Te lo contaré en cuanto lo consiga. :)