miércoles, 9 de septiembre de 2009

RUPTURAS Y CORRUPTELAS



Eso no es lo peor. Lo realmente perverso es que quienes formamos parte de la ciudadanía hayamos asumido como hecho inevitable que la corrupción es inherente a la clase política.

Casi siempre por desidia, muchas veces por ignorancia y ya, al final, por pura impotencia, hemos acabado por vivir inmersos en el desencanto de quien ya no espera nada más que, al menos, todo le salpique en el menor de los grados.

Necesito recuperar la ilusión, las ganas de luchar, la convicción de que las cosas pueden hacerse de otra manera pero, hoy, me siento demasiado sola para seguir peleando contra gigantes disfrazados de molinos.

2 comentarios:

jacaranda dijo...

"Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para que sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar."
Eduardo Galeano

Pues eso, preciosa. Que no nos podemos permitir cansarnos. Sólo caminando avanzamos algo, aunque sea poquito y no lo parezca.

Y bueno, que nunca caminarás sola :)

Te quiero.

frantic dijo...

Y allí apareces tú, como siempre, con ese punto de cordura y serenidad que me cambia la perspectiva de un golpe.


Nunca será inútil caminar mientras lo haga a tu lado.

Te quiero, mi amor.