martes, 30 de junio de 2009

LECCIONES DE ELEGANCIA

Yo no viví personalmente ningún momento duro con Aznar como presidente. Discrepé rotundamente de su actitud, que me parecía soberbia para quienes no estaban de acuerdo con él, y me opuse de manera (…) durísima en el tema de la guerra. Reconozco que me sentí muy ofendido cuando consideró cómplices de los terroristas a quienes le pusieron la menor pega a su política”.(Iñaki Gabilondo, periodista)
.........................................

Si tenemos en cuenta que, en su día, el mismo Aznar pidió a Polanco y a Cebrián el cese de Gabilondo como director de Hoy por hoy, estas palabras no son sino una muestra más de la elegancia, el buen hacer y el saber estar de un gran profesional como Iñaki Gabilondo. Sinceramente, no esperaba menos.

5 comentarios:

Juan dijo...

La elegancia y el saber estar para con el señor del bigote a mí me resulta ridículo, entre otras cosas, porque el señor del bigote no ha tenido elegancia ni saber estar nunca y quererle pagar con una lección de tales cosas es ridículo visto que él se las pasa por el forro de los pantalones. Lecciones de elegancia y saber estar del bigotes (no el pringao de Gürtel que va a pagar los platos rotos sino el verdadero responsable): Pies encima de la mesa, pedir un metro en público para que una mujer le mida los genitales, no querer que nadie conduzca por él ni que nadie le diga las copas que tiene que tomar, invitar a la boda de su hija a los de las fiestas de cocaína y putas, llamar a Obama, exotismo histórico, ser amigo de Gianfranco Fini...

frantic dijo...

Bueno, Juan, para gustos y opiniones están los colores.

No sé si Aznar (o similares) merece una respuesta elegante, pero sí sé que no merece que nadie se rebaje tanto como para ponerse a su altura.

Al final, cada uno acaba quedando como lo que es y, en mi opinión, éste es sólo un ejemplo.

Juan dijo...

Por supuesto, es lo que he dado, una opinión. ¿O ni siquiera es elegante la opinión que he dado?

frantic dijo...

¿He dicho en algún momento lo contrario?

Sólo es una pregunta retórica de la que ya conozco la respuesta. No es preciso que me contestes.

La intención de este blog es meramente expresiva y no pretende crear un foro de debate.

neska dijo...

Pues yo que cada vez los veo más amigos... será la edad... a mi personalmente Gabilondo cada vez me gusta menos, y más, cuando abre la boca sobre el País Vasco. Pero bueno, como bien dices, para gustos los colores.
De todas, me da bastante patrás su prepotencia, porque será elegante, pero se cree Dios, y a mi esa gente me da un poco de miedo... cada vez lo veo más cerca de su colega Aznarito...

un beso maja!