jueves, 10 de enero de 2013

NO HAY EXCUSAS PARA LA INCULTURA


Ayer leía el blog de una conocida, en el que ésta transcribía literalmente un mensaje dejado por un hombre de esos a quienes el feminismo les sigue produciendo urticaria. Dicho texto habría pasado por un mensaje paternalista más si no fuese por la cantidad de faltas de ortografía y la mala sintaxis que había en el mismo. Pues bien, aún había quien trataba el bajo nivel cultural de este hombre como una justificación.


Hace meses, en una conocida red social, intervine en el grupo de ex-alumn@s de mi antiguo colegio. Treinta años después, hay mucha gente que ahora describe esa época como la mejor de su vida y alaba al entonces denostado profesorado por todo lo que han aprendido gracias a su magisterio; lástima que hay quien debió  perderse muchas clases de Lengua Española, a tenor de las faltas  de ortografía que siguen cometiendo la mayoría. Verbigracia, leer un "haber si reconocéis en esta foto..." a un ex-alumno que, además, ha publicado un libro es todo un insulto. Claro que, si una tiene la osadía de decir "qué pensarían nuestr@s profesor@s si, con todo lo que trabajaron con nosotr@s, vieran la cantidad de faltas de ortografías que tenéis", lo único que se encuentra son voces ofendidísimas que te replican que "no todos somos tan pijos como tú, que tienes estudios superiores".


Mire usted por dónde, yo estudié en el mismo colegio que ell@s y no he tenido faltas de ortografía desde entonces; no pasé del BUP y el COU -estudios que podía permitirse cualquiera- y casi todos mis conocimientos los he adquirido de una manera autodidacta.

Me sorprende cada vez más el hecho de que personas que son capaces de aprender a manejar un ordenador para leer un blog y responder a él, sean sin embargo incapaces de cultivarse un poco más. Me alucina que en una época en la que tener acceso a internet empieza a considerarse un bien de primera necesidad, aún haya individuos que sólo utilicen la red para cotillear en redes sociales o jugar de manera interactiva con gente a la que no conocen o con amistades con las que podrían quedar  para tomar una cerveza y jugar de verdad.


Actualmente, y pese a todos los recortes, gracias a la red tenemos recursos que antes ni hubiéramos imaginado: libros de todas clases y páginas con gran variedad de contenidos -idiomas, informática, ciencias, humanidades, etc- por lo que el bajo nivel cultural que exhibe quien escribe una nota plagada de faltas de ortografía no es ya ninguna excusa para disculparlo.


Tal y como respondí en el blog al que hago referencia al principio de esta entrada, soy feminista y para nada considero que los hombres sean lo peor pero huyo de la gente que, independientemente de lo que tengan en la entrepierna, como el maestro Ciruela, sin saber leer pretendan poner escuela; lo que me interesa es el cerebro.

2 comentarios:

V dijo...

Más de uno tendría que Wert este texto y leerlo con detenimiento. Mejor dicho, este blog. Enhorabuena.Saludos.

frantic dijo...

Gracias por lo que me toca.

Un saludo.